1372325189_743469_1372325590_noticia_normal[1]

El barco que diseñó Steve Jobs fondeó en Palma de Mallorca

El fundador de Apple murió sin poder disfrutar de uno de sus grandes sueños, este yate de 78 metros de eslora y 12 de manga

El superyate Venus que ideó Steve Jobs en alianza con el diseñador Philippe Stark es la primera imagen, espectacular, del verano de Mallorca. La nave que encargó el padre de Apple y de los masivos iPad y iPhone, cuando ya estaba enfermo de muerte, permanecerá hasta el 7 de julio atracada en el Club de Mar del paseo marítimo de Palma de Mallorca.

Se trata de una embarcación llamativa, rarísima en su perfil y de detalles perceptibles. Tiene un casco muy alargado, que pasa de una proa como el filo de una navaja vertical con espejos metálicos a una popa rotunda y cuadrada. Cuenta con tres cubiertas en uso, con enormes ventanales de hasta 14 metros. Es una mansión gigante que de desplaza sobre el mar, un ferry vanguardista capaz de grandes travesías. Es muy veloz y cómodo pero no puede acceder a las calas recónditas que invitan al relax y el baño que se suceden en la costa, precisamente por su inmenso tamaño: tiene 78 metros de eslora y 12 de manga.

Alrededor de la nave no hay signos de quienes viajan en él, más allá de la tripulación de catorce personas. Probablemente se está a la espera de recibir a la familia Jobs o a sus invitados, para emprender un periplo mediterráneo. La dirección del club náutico no ofrece detalles de sus clientes, tampoco del coste diario del amarre y servicios para el superyate.

En su autobiografía, en conversación con Walter Isaacson, Steve Jobs explicaba su implicación en el proyecto del yate, así como el retraso que sufrió su construcción debido al nivel de perfección exigido.

El presidente de Apple ideó el barco en alianza con Stark a partir de su experiencia de años a bordo de los yates que alquilaba para pasar las vacaciones con su familia. El Venus fue botado un año después de la muerte de Jobs en los astilleros holandeses Koninklijke, con la asistencia de la viuda del magnate, Laurence, y sus tres hijos. Starck muestra en su web el diseño como una obra propia, al igual que bicicletas y coches ecológicos, cuchillos, sillas, objetos domésticos o restaurantes y grandes hoteles de su factura.

El Venus no es el más grande de los barcos gigantes de la nueva generación de megamillonarios excesivos: gana el Eclipse de Roman Abramovich del Chelsea y el Octopus de Paul Allen, cofundador de Microsoft. Los dueños de Oracle (Larry Ellison) con el Rising Sun manejan grandes naves que, en algún caso, dobla en eslora -largo- al Venus. El cofundador de Google Larry Page, usa un barco menor, el Senses, de 66 metros.

Enhanced by Zemanta
email

Deja un comentario